MÁRTIRES:

 

 

Juan Lagos Aros

César Ercilla

Félix Vesperinas

Agustín Labra

Ernesto Zout Pizarro

Hugo Aubel

Plácido Calixto

Al amanecer del día 28 de Agosto de 1914, la alarma de las campanas, señalaba haberse declarado un siniestro en el Colegio de la Inmaculada Concepción. A la llegada de las Bombas, se pudo advertir las proporciones de él y ya el convento y el colego estaban convertidos en una inmensa hoguera.

 

La 4º Cia, en un impulso de desición, toma la iniciativa de colocar escalas desde la propiedad vecina de Don Dalmiro Vásquez, pues teme que puedan quedar atrapadas religiosas o alumnas en el interior. Varios voluntarios ascienden y se introducen al interior del edificio en llamas, entre ellos Juan Lagos Aros, que no desmaya ante el peligro en cumplimiento de su deber. Al verse rodeados por el fuego los voluntarios trataron de escapar sin darse cuenta de que Juan Lagos había quedado en su interior.

 

De esta formaJuan Lagos Aros se inscribe como el primer lugar de la Lista de la Gloria. Esa lista, en la cual esperamos nunca más agregar el nombre de un compañero.

 

Como perpetuidad a su nombre, una de las calles de la ciudad se llama Juan Lagos Aros.

 

 

03 de Septiembre de 1932, pierde la vida el ayudante general de la Tercera Compañía, César Ercilla Olea, tras agonizar dos días luego de un trágico accidente ocurrido mientras se dririgían a un siniestro. Había llegado a la ciudad proveniente de Santiago en 1931. De profesión periodista, arribó a Osorno para herce cargo de la Sub-dirección del Diario La Prensa, con tan sólo 25 años. Bomberilmente, había llegado a ocupar el cargo de Teniente 1º en la Sexta de Santiago. La noche del 1 de Septiembre, a las 0.30 horas, se encontraba cerrando la edición del diario que saldría a circulación ese día. La alarma dió como sitio amagado la escuela Nº12 de Chuyaca, cerca del puente.

 

Tras el accidente, el ayudante general y brazo derecho del comandante Guillermo Piwonka, señaló: "No creo que sea tan grave ortega" y solicitó que su esposa no se enterara del accidente esa noche.

 

Lamentablemente Doña Irma Santibañez tuvo que conocer la triste noticia. A las 11.30 horas del 3 de Seotiembre perdió a su esposo y su hijo César, que aún no cumplía el año de vida, tuvo que crecer sin su padre. El "hombre de las letras", ya no estaría más.

Nació en Rmanillos de Atienza en España, el 04 de Diciembre de 1904, llegando junto a su familia a Chile el 13 de diciembre de 1913, para radicarse en Osorno, a trabajar con lo suyos en el comercio.

 

Ingresó al Cuerpo de Bomberos de Osorno el 20 de noviembre de 1934, formando en las filas de la 4º Cia. donde ocupó el puesto de tesorero. más tarde participó en esa falange de reorganizadores de la 1º Cia, a la cual entraba un numeroso grupo del barrio en el cual él residia, con el objeto de poder llevar una unidad bomberil a ese sector. Sirvió a la causa con abnegación y cariño, ocupó el cargo de tesorero de la 1º Cía.

 

Fuera de ello y desde años antes, Vesperinas fue un incansable luchador de las instituciones de bien, de las deportivas y sociales, a las cuales aportaba su gnerosidad y su afán servicial.

 

Félix vesperinas Cercadillo, fallecía el 03 de Febrero de 1939, a consecuencias de las graves heridas recibidas en el accidente que volcara el carro de la 1º Cia. en la Plazuela Yungay y en el cual ya había perdido la vida el Director Ernesto Zout, completándose así el cuadro mártir del bomberismo osornino.

 

Sus funerales revistieron caracteres especiales, dado que la familia Vesperinas había sabido conquistarse un lugar de aprecio entre los Osorninos, y especialmente en el Cuerpo de Bomberos. Concurrían delegaciones de Cuerpos de Bomberos vecinos e Instituciones Osorninas, encabezando el cortejo la Banda Germania.

 

En el Campo Santo hicieron uso de la palabra: Un representante del Directorio General. El Director de la Compañía doliente, el comandante del Cuerpo de Bomberos de Río Ngro Sr. Carlos Alt winter, el Secretario de la Cruz Roja Sr. Agripino Muñoz.

 

A continuación mostramos los partes escritos de el Libro respectivo de aquel tiempo:

 

Enero 30 de 1939: A las 22.45 horas, las sirenas dieron la alarma de incendio indicando como sitio amagado la Barraca del Sr. Fernando Günther en Rahue. Al dirigirse al sitio amagado, el auto gallo de nuestra compañía que iba manejado por el Director Zuot acompañado de los voluntarios Toribio Vesperinas, Rodolfo Zout, Ruperto Cárdenas, del tesorero Sr. Félix Vesperinas, del teniente 2º Sr. Nicasio Millar y del maquinista Pablo Enoch, se volcó en la plazuela Yungay, en la Esquina Lynch con Prat. A consecuencias de este accidente falleció el conductor del carro Sr. Ernesto Zuot; los voluntarios Félix Vesperinas y Pablo Enoch con una pierna fracturada, siendo necesaria de amputar la del Sr. Vesperinas.

El Sr. Rodolfo Zout recibió una conmoción cerebral y el resto de los ocupantes lesiones leves. Los restos del malogrado voluntario Ernesto Zout fueron velados en el Cuartel en donde se erigió una capilla ardiente.

 

Febrero 03 de 1939: A las 05.10 horas falleció nuestro tesorero a causas de las lesiones recibidas en el choque de nuestro auto-gallo el 30 de Enero. Los restos fueron trasladados del hospital a su casa habitación a pedido de la familia, donde se le erigió una severa capilla ardiente.

A las 4.30 horas del 27 de Octubre de 1962, se declaró un incendio en la bencinera de calle Patricio Lynch 1278. El voluntario Agustín Labra se asomó por la ventana de su domicilio, dió la alarma al Cuartel General y raudo bajó al sitio amagado.

 

Nacido el 30 de Noviembre de 1914, había ingresado a la Tercera el 3 de Marzo de 1942, fecha en la que llega a radizarse a la zona. El año 1944 es trasladado a Los Ángeles, ciudad donde llega a ocupar el cargo de 2º Comandante, al que dene renunciar el 1950, porque vuelve a radicarse a Osorno, donde en 1951 es elegido Teniente 1º.

 

Una vez en el sitio amagado y luego de sacar a los civiles, una leve explosión hizo presagiar algo peor. Ante el peligro, el voluntario Labra comenzó a atravesar la calle para colocar a una distancia prudente, justo en momentos que el móvil de una compañía hermana pasaba raudamente frente al siniestro. Nuestro voluntario fue embestido y a las 5.20 horas dejó este mundo, rodeado por sus compañeros de bomba y familiares, pasando de esta manera a formar parte de la "Lista de la Gloria".

Vivió su vida dedicada al trabajo. Desempeñando diversas actividades, junto a ella aportó con su abnegación a las insituciones deportivas, gremiales y sociales.

 

Fue por ello que ingresó al Cuerpo de Bomberos, refugiándose en el alero de la 3º Cia. Esa innata vocación le lleva a ocupar cargos dentro de la oficialidad, para más tarde ser Director de la 4º Cia. en la fecha de su reorganización y después ocupar idéntico cargo en la 1º Cia desde el año 1936 hasta la fecha de su trágica muerte, cuando la referida unidad fue trasladada a su actual sector.

 

La alarma señalaba un principio de incednio en la barraca "Günther" de Rahue y el Director Zout fue de los primeros en llegar al cuartel con otros voluntarios para salir con el carro, que por la distancia debía atravesar casi toda la ciudad. En la Plazuela Yungay al no tomar bien la curva de la esquina, el carro volcó falleciendo el Director Ernesto Zout Pizarro y quedando varios otros voluntarios heridos, dos de ellos de gravedad: Féliz Vesperinas y Pablo Enoch, y con menos gravedad Rodolfo Zout, hijo del Mártir.

 

Sus restos fueron trasladados al Cuartel de su Compañia en los cuales fueron velados, dando lugar a una enorme romería, que asi daban la postrer despedida al nuevo mártir de la causa bomberil.

 

Sus funerales a los cuales concurrió una población extraordinaria, iban encabezados por la banda Germania, y le seguian los deudos, el Cuerpo, delegaciones de Cuerpos vecinos, de Carabineros, Club Ciclista "Zapadores", Cruz Roja, etc. En el campo santo despidieron los restos: Don Heriberto Piwonka Y (secretario Genral del Cuerpo), Don Carlos Alberto Rosas, en nombre de la 1º Cia.

Hugo Aubel Rebolledo nació en la ciudad de La Unión, trasladándose aún adolescente a Osorno, a trabajar en la casa comercial de la familia Schütz en calle Ramírez esquina Cochrane.

 

El 12 de Septiembre de 1941 ingresa a la 5º Cia de Bomberos, con toda la energia y voluntad de sacrificio de la juventud. Sin embargo, todo este espíritu de servicio público y desarrollo personal, fue bruscamente cortado el dia 2 de Febrero de 1947. Ese día la alarma señalaba un principio de incendio en una construcción al interior del Hotel Español, frente a la estación de Ferrocarriles.

 

Hugo Aubel R, al correr apresuradamente para subir al carro bomba, que se encontraba en marcha, no alcanzó a asegurarse en buena forma, cayendo bruscamente al suelo, siendo atropellado por las ruedas traseras del carro. Los urgentes esfuerzos por salvar su vida fueron inútiles y a pesar de ser sometido a una intervención de urgencia en el Hospital, fallece a las pocas horas.

 

Sus restos fueron trasladados a su ciudad natal, donde residía su familia, asistiendo a su funeral representantes de todas las compañías de Osorno. Entre los discursos, Don José María Gómez, director de la 5º cia, señaló: "Hugo Aubel Rebolledo, distinguido y entusiasta voluntario nuestro ha muerto en acto de servicio. Ha muerto un hombre que irradiaba por doquier juventud, nobleza y trabajo, pero el destino quiso que junto a la primavera de sus años epilogara su vida en el más puro de los holocaustos, en haras de la colectividad... Compañero Aubel, tu querida Quinta, que tanto amabas, ha llegado hasta este campo santo de La Unión, pueblo progresista donde pasaras los primeros dñias de tu niñez y adolescencia, para cumplir lo que nos pediste en los instantes mismos de tu partida, dormir tus sueños eternos cerca de tus seres queridos. "

 

Su figura es recuerdo constante en las filas quintinas. Em homenaje a su memoria, la compañía colocó una placa recordatoria frente al sitio del suceso en el edificio SAGO y la historia del cuerpo le ha reservado un sitio de honor en "LA LISTA DE LA GLORIA".

El abnegado y valeroso de la 7º Cia. "Ovejería", Plácido Calixto Calixto, pasó a convertirse en el nuevo mártir del Cuerpo de Bomberos de nuestra ciudad. Su deceso ocurrió en el Hospital San José a las 13.45 horas, como consecuencia de las graves leiones recibidas al volcarse el carro gallo de su unidad bomberil, mientras se dirigía a un siniestro de grandes proporciones originado solo unas pocas horas antes.

Plácido Calixto Calixto, mártir número 7 de la institución cayó al servicio de la causa a la edad de 34 años, dejando una esposa, Esterlina Alvarado y dos hijos, Ricardo y Jorge de 7 y 4 años respectivamente. Informes recogidos en su hoja de servicios en la 7º Cía. lo revelan como uno de los voluntarios más meritorios de esa unidad. Había ingresado a las filas de los caballeros del fuego el 1º de Abril de 1960, obtuvo un premio por asistencia el año 1961 lo que prueba su constancia. En su tarea diaria Calixto se desempeñaba como obrero de la Industria Chiprodal en donde laboró durante 15 años.

"De esta forma la tragedia de la madrugada de ayer enluta otra página del glorioso historial del Cuerpo de Bomberos de Osorno en donde a esta lista gloriosa se incorpora desde hoy Plácido Calixto, un bombero meritorio..., un padre de familia cabal y hombre constante en las obligaciones profesionales."

 

Fuente Diario La Prensa, edición Nº16.39, Osorno Viernes 21 de Junio de 1963.

"Ha caido en el cumplimiento del deber el voluntario de la 7º Cía., Plácido Calixto Calixto, meritorio y activo militante de esta unidad bomberil. Al llamado de la sirena del cuartel en la noche del Jueves último a eso de las 00.50 horas al igual que los demás defensores de la propiedad ajena el voluntario Calixto corrió con la resolución de siempre tripulando el pequeño carro de su compañía junto con otros compañeros en dirección al sitio del siniestro en población Mackenna. un accidente de tránsito motivado más por la imprudencia que por la fatalidad en esta triste oportunidad produjo el volcamiento del vehículo causando graves heridas a sus tripulantes. Especialmente al voluntario Calixto que pocas horas más tarde le produjeron la muerte pese a los abnegados esfuerzos de los médicos que le atendieron desde el primer instante en el Hospital de la ciudad. "

 

Difícil es expresar con palabras el profundo pesar que produjo esta tragedia en cada uno de los voluntarios de todas las compañías que conforman el Cuerpo de Bomberos, lamentando profundamente el fantal accidente que ha conmovido a distintos sectores de la ciudad.

 

Directorio General del Cuerpo de Bomberos, en cuyo nombre hablo se inclina emocionado ante los restos mortiales del nuevo voluntario mártir del deber cuyo sacrificio constituye como un bautismo de sangre que será ejemplo para servir cada vez mejor nuestro ideal. En su nombre deposito esta ofrenda floral como homenaje a su memoria. Descansa en paz."

 

 

Extractos del discurso pronunciado por el Sr. José María Gómez, Vicesuperintendente del Cuerpo de Bomberos de Osorno al despedir los restos del mártir de la 71º Cía., Plácido Calixto Calixto.

 

Fuente Diario La Prensa, edición Nº 16,41. , Osorno, Domingo 23 de junio de 1963.

 

 

(64) 2 553182

(64) 2 232550

 Manuel Antonio Matta #790

 Osorno

 Chile

Superintendencia

Comandancia

Central de Alarmas

Nuestra Historia

Voluntarios Insignes

 

 

Galería de Imágenes

Compañías

 

Videos

Mártires